Mucha garra para poca recompensa
Mucha garra para poca recompensa

Mucha garra para poca recompensa

Universidad de Burgos se enfrentaba a Murcia 2005 en un partido de la 10ª jornada de Superliga, marcado nuevamente por la ausencia de Sara González, sancionada por la Federación de Voleibol y el Comité Español de Disciplina Deportiva, y esa ausencia la notó el UBU.
El primer set se iniciaba con dominio de las murcianas, que mandaban el al marcador 4-11. Reaccionaban las de El Plantío, que llegaban al segundo tiempo técnico con sólo tres puntos de desventaja: 13-16. No obstante, no lograrían culminar la remontada; sólo se pondrían en algunos instantes a dos puntos de las murcianas, que se hicieron con el set con un claro 18-25.
El segundo set, el partido se igualaba, y marchaba por esa senda hasta el 16-16. Con 19-18 en el marcados, las de José Miguel Pérez enlazaban tres tantos consecutivos, que les ponían en una ventaja de 22-18, y con ese colchón se harían finalmente con el set por 25-19.
En el tercer set comenzaban mandando las murcianas. Con 5-9 en el marcador Josemi Pérez pedía el primer tiempo muerto. Universidad de Burgos lograba dar la vuelta al marcador y pasaba del 7-11 al 13-12. El momento clave llegaba cuando, con empate a 16 tantos, las burglaesas hacían un parcial de 6-0 y se ponían 22-16 en el marcador. Eso propiciaba una ventaja cómoda para afrontar el final de set, que se adjudicaban por 25-21.
En el cuarto set dominaban las murcianas, pero sin conseguir ventajas amplias. Con 18-18 en el marcador llegaba un momento clave: un punto claro de Universidad de Burgos se lo daban los árbitros al equipo visitante, con una sonora protesta en El Plantío. Eso descentraba a las burgalesas, que no pudieron remontar el marcador y caían 21-25.
Se presentaba emocionante el quinto set, en el que el Murcia 2005 se paseó. Se cambiaba de campo con un contundente 1-8 en el marcador. Pequeños atisbos de reacción no lograban concretarse y Univerrsidad de Burgos caía por un claro y contundente 9-15.
Al final del partido, Sara González, víctima de las cacicadas federativas y de la in-justicia deportiva, saltaba a la cancha, saludaba a sus compañeras y se llevaba la ovación del público.
Tras esta derrota las burgalesas tendrán que esperar al último partido de la primera vuelta, en el que se enfrentarán en tierras canarias al Fígaro Peluqueros Tenerife, para clasificarse para la Copa de la Reina.
Burgosdeporte.com