Trabajada victoria en Canarias
Trabajada victoria en Canarias

Trabajada victoria en Canarias

Correo de Burgos. El Universidad de Burgos inició con buen pie su andadura en la competición liguera y se impuso al Tenerife en un choque igualado, muy despistado y en el que las jugadoras de José Miguel Pérez estuvieron mejor en los momentos decisivos y supieron aprovechar los mejor los errores de su oponente.
El equipo burgalés salió más frío que el cuadro local en el primer set y con 3-1 en el marcador, José Miguel Pérez, técnico visitante, pidió tiempo muerto para tratar de frenar las acciones ofensivas de Arranz y Yozhizawa, a la que se unió después Williams para estirar el marcador en 8-5.
El Tenerife, que no hizo una buena pretemporada, sorprendió con este inicio de partido, en el que apenas cometió errores y se distanció hasta el 12-7. Las visitantes apretaron en el bloqueo y comenzaron a reducir las diferencias. Además, la recepción local flaqueó y el Universidad de Burgos logró un parcial de 1-10 para ponerse 15-21 en el tanteador. Esto fue demasiado duro para el cuadro de Pedro Lanero, que no pudo jugar la diferencia y cuando lo intentó se encontró con una genialidad de Gonçálvez, que frenó el ímpetu local.
Cuando parecía que haber perdido el primer set podía pasarle factura al Tenerife, las tinerfeñas remontaron un parcial de 3-6 con el que empezó el segundo tiempo. Después del 7-7, el cuadro isleño se vino arriba con protagonismo especial para Mar Arranz y Sherri Williams que, junto a los errores visitantes pusieron el marcador en 16-10. El Universidad de Burgos, a diferencia del primer parcial, no encontró la regularidad en su juego y acabó cayendo.
En el tercer set el partido siguió con la tónica del segundo y el Burgos consiguió un parcial de 4-7, aunque las locales igualaron a ocho puntos. A partir de ahí hubo mucha igualdad y el conjunto insular agradeció la aparición de Chie Yozhizawa, que tomó el relevo de Arranz y de William.
Cuando parecía que el equipo local se anotaría con facilidad el tercer set, el cuadro local sufrió el mismo bloqueo mental del primer parcial y el Universidad de Burgos logró ponerse a un punto (23-22). Esta vez no le temblaron las piernas a las de Pedro Lanero que acabaron imponiéndose con un bloqueo de la japonesa (25-23).
El Tubillete salió dispuesto a sentenciar en la cuarta manga y se puso 6-2, algo que encendió la alarma en el equipo visitante. Después de estar 8-5 abajo, encadenó una serie de cuatro puntos seguidos que a las locales dejaron tocadas. Los errores de las insulares se volvieron a repetir y el Universidad de Burgos logró cinco puntos de ventaja (13-18), diferencia que le dieron el parcial.
La tensión y la responsabilidad marcaron el set de desempate y así el Universidad de Burgos, que comenzó más dubitativo supo crecer conforme avanzó el juego. El entrenador visitante arriesgó colocando a Noemí Coloma en el saque y la apuesta le devolvió al partido. 10-9 fue la última ventaja de las locales que empezaron a pagar caro los errores en el saque. A partir de ahí, al Tenerife le pesó la responsabilidad y el Universidad de Burgos hizo valer su mejor bloque para llevarse la victoria, después de un parcial de 2-6.
Tubillete Tenerife: Crystal Matich, Chie Yozhizawa, Sherri Williams, Mar Arranz, Ainoha Hernández, Beatriz Vázquez -equipo inicia-; Vanessa Palacios (líbero), Inmaculada García y Sara González.
Universidad de Burgos: María José Garrido, Mariana Alves, Regina Miloserdova, Marcela Gonçálvez, Soraya Santos, Sara González -equipo inicial-; Ana Ramírez (líbero), Noemí Coloma y Mireya Delgado.
Árbitros: Eduard Torrent y Joaquín Ventura, del colegio catalán.
Parciales: 19-25 (23 minutos), 25-18 (22 minutos), 25-23 (26 minutos), 21-25 (25 minutos) y 12-15 (16 minutos).