... Y la fiesta se la llevo Haro
... Y la fiesta se la llevo Haro

... Y la fiesta se la llevo Haro

Importante triunfo de la escuadra riojana, que ha logrado su primera victoria como visitante, con una fiesta en las gradas por parte de los aficionados de ambos conjuntos. Un partido intenso, el intercambio de golpes fue constante, dos equipos motivados; pero al final el mayor acierto del ataque de Haro y la irregularidad en la recepción burgalesa, hicieron que la victoria se la llevasen las riojanas..
La igualdad marcó el inicio del choque. Primeros puntos de tanteo en el que el marcador bailaba una y otra vez regalando el fugaz liderato del partido a unos y otros de forma alternativa. Así se llegó al primer tiempo técnico, con un 7-8 que hacía presagiar un duro partido. El UBU regresó más entontando a la pista y logró un pequeño colchón de tres puntos que aportaba tranquilidad a las rojas (14-11). Sin embargo, Haro no se rindió. Al contrario, con un parcial de 0-4 daba la vuelta a la situación. De nuevo, las visitantes llegaron al parón técnico por delante (15-16), Todo podía pasar. Sin continuidad en su juego, el UBU veía cómo sus pequeñas rentas se esfumaban. 21-22. El parcial se jugaría a cara o cruz. El conjunto local tuvo la primera bola de set con 24-23. Al limbo. Ahora el turno era para el cuadro visitante. A la primera, las riojanas sentenciaron con el 24-26.
Aprendida la lección, daba la impresión de que, con poco, el UBU podía sacar el partido adelante. Los problemas en la recepción jugaban malas pasadas a las de Pérez, que, con todo, lograron una primera ventaja de 8-5. Chihuán despejó dudas liderando un 5-0 de parcial que encarrilaba el set (13-7). Sólo era cuestión de mantener la brecha abierta. Las locales no sólo no se relajaron, sino que ampliaron distancias (21-12) para sellar el empate a uno (25-15).
El UBU había encontrado el camino a seguir, pero Haro no había dicho su última palabra. Las locales mandaron en este tercer set desde el principio (8-5) y poco a poco fue asentado su ventaja (14-7). ¿El partido roto? Nada de eso. El Haro reaccionó con un 0-5 que le metía en el parcial (14-12). Sara González asumió el protagonismo y el UBU mantuvo la delantera, con sufrimiento. Incluso las de Pérez parecían reconducir la situación, con el 21-17, pero una vez más, el Haro exprimió al máximo a un conjunto burgalés al límite con el 23-23. Como ocurriera en el primer set, las visitantes sólo necesitaron una oportunidad para sellar el 1-2 (23-25).
Poco o nada cambió el panorama en la cuarta manga. El UBU, obligado a ganar y el Haro, con la tranquilidad que le otorgaba el marcador, intercambiaron golpes en un inicio de toma y daca. Fueron las visitantes las que llegaron por delante al primer tiempo técnico, pero las diferencias eran mínimas (7-8). La cuerda podía romperse en cualquier momento, aunque eran las visitantes las que tenían la sartén por el mango. Sea como fuere, el UBU fue capaz de llegar al segundo tiempo por delante (16-14). Una vez más, el Haro dio la vuelta a la tortilla (22-23) pero, ahora sí, el conjunto local supo llevarse el set. (27-25).
EL tie-break prometía emociones fuertes. Más madera con el 4-4 del arranque. Y llegó el momento. Un parcial de 4-0 (8-4) daba alas al UBU, que tenía el triunfo en su mano. Y como si fuera un dehjavú, la historia se repitió, Haro se rehizo (10-12). Las riojanas remataron la faena y truncaron la racha burgalesa.
Parciales: 24-26/25-15/23-25/27-25/12-15
Universidad de Burgos: Patricia Aranda (3), Katia Rodrigues (18), Leyla Chihuan (27), Regina Miloserdova (8), Jennifer Mendoza (8), Sara González (14), y Lucy Suazo (líbero). Noemí Coloma (-) Y Soraya Santos (3).
Haro Rioja Volley: Tiffany Dodds (18), Sherry Williams (15), Marta Fraile (6), Benavia Jenkins (8), Leticia Boscacci (20), Daniela Da Silva (12), y Marta García (líbero). Mª José Blas (-) y Angela Willis (-).