Europa está asegurada
Europa está asegurada

Europa está asegurada

El Universidad de Burgos CV Diego Porcelos se impuso al Inversa 3.000 Adecor de Córdoba por 3-0 y de esta forma se aseguró como mínimo el cuarto puesto de la Superliga Femenina 2005-06 y jugar la próxima temporada en Europa, bien Copa CEV o Liga de Campeones, competición que el año que viene contará con la presencia de tres equipos españoles.
El conjunto burgalés hizo su trabajo en un mal partido (sin duda uno de los peores de los últimos meses) y además se vio beneficiado por la derrota del CV Albacete en la cancha del Spar Tenerife Marichal (3-0), dos resultados que hacen imposible que el equipo manchego, aun quedando todavía dos jornadas para el final de la segunda fase, arrebate el segundo puesto del grupo al UBU.
En el primer set se vio el mejor juego del equipo dirigido por José Miguel Pérez y, quizá por ello, luego llegó la preocupante relajación del conjunto burgalés en los dos siguientes juegos. Afortunadamente sus jugadoras reaccionaron a tiempo y no permitieron que el Inversa 3.000 se llevase ni un solo set del Polideportivo El Plantío.
Con una comodidad pasmosa y con Enia Martínez como autora de 8 puntos, el UBU enseguida se puso 13-3 por delante haciendo creer a sus aficionados que el partido se acabaría por la vía rápida.
Una ventaja que mantendría hasta mediado el parcial (17-6), pero que el Inversa 3.000 recortaría tras realizar su técnico, Hugo Jáuregui, un doble cambio e introducir a la colocadora Belén Simancas y la opuesta argentina Flavia Martínez en lugar de las habituales titulares Sabrina Seguí y Georgina Pinedo.
Su presencia en la pista vino acompañada por el acierto en el saque de la brasileña Sabrina Duarte, además de la aportación ofensiva de la cubana María Cárdenas, y el conjunto cordobés lograba un parcial de 1-7 que recortaba las diferencias (18-13).
José Miguel Pérez, visiblemente enfadado, pidió entonces su primer tiempo, pero Cárdenas siguió viendo hueco entre el bloqueo burgalés y el set se tornó en preocupante (20-18 tras un parcial visitante de 3-12).
Ahí el técnico local solicitó su segundo tiempo y afortunadamente tras él llegó la reacción del UBU con un bloqueo de Sara Pérez y tres remates de Enia Martínez, Regina Miloserdova y Ana Paula Alves que cerraron el juego con un marcador final de 25-19.
Iniciar el partido mandando debía darle tranquilidad al Universidad de Burgos, pero problemas iniciales en recepción le llevaron a comenzar el segundo set por detrás (3-6).
El Inversa 3.000 había mejorado ostensiblemente su saque, ejecutado casi siempre sobre Ana Paula Alves, y tras el 10-10 comenzó a abrir una pequeña brecha gracias también a su bloqueo y a los errores impropios de las burgalesas en la red (11-15 y 15-18).
Solo entonces el UBU empezó a despertar, justo coincidiendo con el saque de Regina Miloserdova, y gracias al servicio de la ucraniana y la aportación de sus compañeras en ataque, sobre todo de Silvia Fernández, el conjunto burgalés dio la vuelta de forma increíble al set con un parcial de 8-0.
Era el 23-18 que se encargó de rematar la jugadora visitante María Cárdenas con un ataque que se le fue fuera y supuso el 25-19 final. Un parcial de 10-1 daba al Universidad de Burgos el segundo set.
En el tercer juego, José Miguel Pérez dio entrada a Maritere Martín en lugar de Ana Paula Alves, cambio realizado en otros muchos encuentros y con un resultado más que óptimo, pero la presencia de la jugadora granadina en pista sería esta vez solo simbólica.
El Inversa 3.000 entró de nuevo más centrado que el UBU y ya con 0-4 el conjunto burgalés usó su primer tiempo. Dos bloqueos sobre Enia Martínez y uno más a Silvia Fernández llevaron el marcador a un preocupante 1-8, y ahí Ana Paula Alves regresó a la cancha en lugar de Maritere Martín.
Aunque suya no fuese solamente la culpa, el UBU empezó a recortar distancias (6-9), per